miércoles, 2 de enero de 2008

Violacion brutal II

El hombre que estrenó mi boca iba ahora a robar la virginidad de mi culo.
Así que sin darme tiempo a asimilarlo, me metió de un golpe sus 20 cms provocándome el dolor más grande que jamás había sentido.

Noté que aquella polla me partía en dos, y a punto estuve de desmayarme del dolor.
Incluso con una gran polla en mi boca conseguí gritar muy muy fuerte, pero el chico joven de un empujón me metió su polla hasta la garganta, ahogando mi inútil grito.
Empezó a follarme el culo sin compasión, con una fuerza y velocidad brutales, sentía cada uno de los 20 cms entrar y salir con violencia de mi pobre culo.

Mientras seguía mamando la polla del otro, y sentía muchas manos, al menos 5 o 6 sobándome todo el cuerpo, las piernas, los pezones, el cuello, incluso una mano me estaba haciendo una paja bastante buena, pero avía una mano que apretaba con todas sus fuerzas mis huevos, tiraba de ellos como si quisiera arrancármelos y aunque quise evitarlo no pude mis lagrimas caían de mis ojos sin que yo pudiera hacer nada para evitarlo.
El chico joven que me follaba la boca se corrió llenando mi garganta con su esperma y cuando no le quedaba más leche me retiró su cacharro de la boca.
Yo traté de escupir todo ese líquido, pero me cerró la boca con sus manos y me obligó a tragar mi primera ración de semen de la noche, a la que seguirían muchas más.

Apenas me dio tiempo a tragar cuando ya tenía otra polla abriéndose pasó entre mis labios, esta de un hombre más mayor y con un tamaño más normal, aunque también grande.
Mientras empezaba a mamársela, la polla que tenía en el culo aceleró su ritmo y el hombre empezó a jadear, enseguida noté como frenaron sus embestidas y mi culo se llenó de un líquido caliente. Ahora era mi culo el que recibía su primera ración de semen de esa noche.
Cuando me sacó esa enorme polla de dentro noté mi agujero muy muy abierto, y un líquido chorreaba desde mi interior bajando por mi pierna.
Supuse que era el esperma de aquel cabrón que se acababa de correr en mi culo, aunque antes de que pudiera darme cuenta me estaban clavando otra polla por detrás, esta vez uno de los chavales jóvenes que no tendría más de 18 años.

Pese a tener el culo completamente abierto me seguía doliendo bastante, y más cuando empezó a darme unas embestidas bestiales que me tiraban hacia delante y me hacían ahogarme con la tranca que me estaba comiendo.
Para colmo el tío no paraba de jadear y gritar mientras me follaba, y no se qué estaría diciendo que los demás no paraban de reírse, algo que se salía de los límites de la humillación.
Al poco rato recibí unos cuantos chorros de leche más en mi boca y tuve que empezar a comerme otra, otra muy muy grande.
El chaval de detrás también acabó, esta vez me la sacó y se corrió en mi espalda, y otra polla muy gorda se abrió paso hasta mi interior.
A esas alturas ya estaba concienciado de que todos ellos pensaban pasar por mi boca y follarse mi culo hasta reventarlo, así que todavía me quedaba por delante una larga tortura.
Varias manos me fueron pajeando mientras se intercambiaban hasta que al final me corrí como jamás me he corrido en mi vida, y uno de los chicos aprovechó para ponerse bajo y tragar mi leche.

Incluso me dio algunas lamidas que no pude apreciar dado el martirio que estaba sufriendo en mi boca, en mi culo, en mis huevos y en mis pezones.
Decidieron cambiar de postura para seguir con la fiesta, así que me sacaron todas las pollas y me levantaron.
Me empujaron hasta una mesa y me subieron en ella, tumbándome boca arriba.
Ahora podían continuar me abrieron de piernas, me las levantaron y me clavaron una nueva polla sin piedad. Me seguía doliendo muchísimo, me tiraron la cabeza hacia atrás y me metieron otra polla en la boca.
Mientras me seguían sobando noté chorros de leche caliente por todo mi cuerpo, algunos se estaban pajeando y se corrían sobre mí, dándome una ducha de semen que cada vez cubría más mi cuerpo.
Y así transcurrió el resto de la violación, hasta que todos me la habían metido por la boca y por el culo, sin descanso.

Cuando todo acabó notaba grandes cantidades de leche en mi culo, en mi garganta y empapando toda mi piel.
Cuando el último terminó de correrse y me sacó su polla di un suspiro y agradecí a Dios que aquello hubiera acabado y que yo siguiera vivo, ya que en varias ocasiones estuve a punto de desmayarme del dolor y mi culo sangraba notablemente. Los 8 inmigrantes se retiraron, se vistieron y abandonaron la chabola dejándome allí atado.
Por un momento empecé a pensar que no iban a dejarme ir, que me tendrían allí retenido para volver a violarme cuando recuperaran sus fuerzas, pero enseguida entró un chaval de los jóvenes y empezó a desatarme.
Yo seguía llorando, y mientras me desataba empezó a hablarme
-Lo siento chaval
Aquel chico hablaba en español! No podía creerlo, no lo hablaba muy bien, pero se le entendía perfectamente.
-Siento que hayas pasado por esto, de verdad, pero…no tenía elección.
-Que no tenías elección?- contesté yo entre sollozos.
-Somos un grupo de inmigrantes, no tenemos papeles…Llevamos aquí 2 semanas solos y sin mujeres, y los chicos estaban ya muy calientes… uno de mis compañeros me había dicho que los demás estaban pensando en violarme, porque soy el más joven, tengo 18 años y soy lo más cercano a una chica que tienen a mano, y tenían que desahogarse como fuera.
Por eso cuando me enteré empecé a convencerles en coger a una chica de la calle y violarla a ella.
Al principio no querían correr riesgos, pero lo planee bien y les convencí.
El problema fue que salimos a la calle y no pasaba ninguna chica que valiera la pena, así que cuando pasaste tú decidimos que o lo hacíamos contigo o nos quedábamos todo el día con el calentón.
Y como tú tienes este cuerpo tan suave y sin pelos…eras nuestra mejo opción, o me violarían a mí.
Mientras me contaba todo esto me acariciaba la pierna acercándose bastante a mis huevos.
No se si lo hacía con deseo o por tranquilizarme.
El caso es que me desató, me dio algo de ropa no muy limpia, ya que la mía me la habían arrancado y estaba destrozada y me abrió la puerta de la chabola.
Me volvió a pedir perdón y pude emprender mi camino de vuelta a casa, con el culo destrozado, que apenas me permitía andar, con el paso muy lento, intentando asimilar todo aquello que me acababa de pasar y pensando cómo le explicaría a mis padres que llegaba a casa a las 11 de la mañana y con una ropa sucia que no era mía.

Eso por no hablar de la sangre que todavía corría por mi pierna.
Ya han pasado un par de años y no les guardo rencor, y aunque la experiencia fue traumática ahora soy gay, y disfruto bastante cuando un chico me hace el amor por detrás con cuidado.
Muchas noches pienso que me gustaría volver a hacerlo con aquel chaval de 18 años que me desató, pero esta vez, Hacerlo con él por amor.
Me acordé muchas veces de aquel chico, pense cuantas veces le abrian violado como a mí aquellos salvales.
Lo cierto es que era muy guapo, y no me extrañaba que hubieran pensado en violarle.
No me extrañaba en absoluto…
tanto violacion brutal como la segunda parte no son reales solo es un relato de ficcion gracias

2 comentarios:

potro salvaje dijo...

enhorabuena chaval... me ha encantado. tienes capacidad de describir todo muy gráficamente. mola

eugeniohernandez17 dijo...

wahooo el cuento es real Dios que trauma debiste haber pasado de verdad lo siento por ti, y aprovecho para decirte que escribes muy bien